ADC/Acción Dibujo Continuo

ADC/Acción dibujo continuo
Olga Diego
Espacio B
Calle Buenavista 39, Madrid
A partir del 22 de Enero 2016; comienzo de la acción 22/01/2016, a las 20h
Información actualizada y streaming en:
http://acciondibujocontinuo.blogspot.com.es/
Texto completo de la exposición:
anja-krakowski.blogspot.com


Daniel Miller (Miller, 2010: 10) afirma que sus razones para desear ser un extremista radican en que el extremismo representa el compromiso que permite mantenerse en contacto simultáneamente con los extremos del universalismo y particularismo de la vida moderna.
Es en este sentido, Olga Diego plantea una práctica extremista, un extremismo de ‘causa noble’, que similar al del antropólogo “muestra las consecuencias de lo universal para lo particular, y las de lo particular para lo universal, por medio de una devoción equitativa a la comprensión y al confinamiento empático de ambos” .
En su obra, aquello que permite la atención a los extremos se expresa por medio de su propio particularismo, a través de un cuerpo que es a la vez propio y apropiado, el cuerpo de una y de uno, protésico y grotesco. Este cuerpo en su fisicidad, o aparente materialización, es ante todo un cuerpo desplazado, que se traslada entre los límites que establecen su campo de experimentación. El particularismo radica en que cada nuevo movimiento y cada acción extrema logran empujar estos límites para resituar y redefinir su significado social, cultural y/o político.
El abandono de las categorías se realiza por medio de acciones performativas que retan las condiciones físicas del cuerpo propio, tomando formas de autoagresiones simuladas o enfrentándose a los peligros de elementos naturales que apoyan las interdicciones de la transgresión y que se identifican con cierto determinismo biológico. En trabajos anteriores como Fuego Diego, literalmente, calcina los fetiches sexuados del consenso genérico, mientras en trabajos como Voladora, abandona -sin más- la determinación de las leyes de la gravedad.
En la totalidad de sus exploraciones transdisciplinares cuestiona y desafía el condicionamiento físico del cuerpo, aquello que acompaña y justifica el sueño ilusorio de una posible simpleza del origen y nos adentra en un territorio mental, que reestablece la complejidad de un sujeto relacional, psicológico y social. Este sujeto rehúye la fijación y se localiza más allá de la aparente desnudez visible, contribuye a una labor descolonizadora del pensamiento categórico y permite repensar una identidad novedosa e inclasificada.
El límite es una línea de horizonte que se desplaza conforme nos acercamos a él.
Superar los límites, por tanto, supone ir en búsqueda de esa línea imaginaria para hallar la dimensión incógnita de nosotros mismos, una versión inédita si se quiere, que rehúye de ser catalogado a priori.
En su nuevo trabajo, ADC, la connotación de los límites y la negación absoluta de la fijación identaria por medio de la repetición de patrones conocidos adquiere una dimensión aún por explorar: el desnudo, en ocasiones presente en la obra de Diego, se torna mental.
En ACD la idea de lo imprevisible adopta una forma más radical o existencial. El espectador accederá en directo y/o por medio del streaming al espacio de la acción y al espacio mental de la artista que se someterá al proceso de una autoexploración de las contingencias de lo imprevisible, bajo condiciones de inmediatez y de discomfort.
Durante un tiempo indeterminado, Diego ocupará las dependencias del Espacio B de Madrid. Su estancia diaria se prolongará durante las 24 horas: dibujará desplazándose por el espacio, al tiempo que atenderá sus necesidades vitales que condicionarán el proceso creativo de un modo contingente, sin que esto deba conducir a su eventual interrupción de forma premeditada. Tan solo el desistimiento irremediable de las capacidades físicas decretará el final de la acción.
Por medio del despojamiento o la renuncia voluntaria a la intimidad, el cuerpo de la artista se presenta como la materia que limita la acción propia de la exploración de los límites. Su resistencia o su decadencia física revelará y determinará la capacidad mental y creativa que se traducirá a este acto de un incesante dibujar en el intento de llevar a cabo una plasmación sin premeditación completa y bajo condiciones extremas.
Como en toda su obra, la acción propuesta implica un riesgo consciente y deliberado. La idea fundamental de la superación y de la confrontación viene acompañada de la necesidad de abandonar toda zona de confort.
Por primera vez aquí la acción no es una representación pensada para el documento, sino se convierte en exposición directa de la transgresión del ser que se desarrollará en un espacio y en un tiempo que se desdobla: el espacio del antes-después.

Anja Krakowski
Valencia, enero 2016

▼ Show More Information

https://www.facebook.com/EspacioB.Madrid/
adress is not specified
22 January , Friday 20:00